sábado, 3 de diciembre de 2011

Se oyen las nanas a las cunas pobres, y el llanto del rebaño en el aprisco.

"...El otoño ha dejado ya sin hojas
los álamos del río.
ha adormecido en plata vieja
al polvo del camino.
Los gusanos se hunden soñolientos
en sus hogares fríos.
El águila se pierde en la montaña;
el viento dice: Soy eterno ritmo.
Se oyen las nanas a las cunas pobres,
y el llanto del rebaño en el aprisco..."
("Ritmo de otoño" F. García Lorca)

1 comentario:

JARA dijo...

Me gusta mucho la foto de las hojas rojizas. Hace unos días estuvimos mi nieto y yo buscando en el parque que tenemos cerca de casa, hojas de este color para un trabajo del colegio.
El verano y el invierno son más monótonos que la primavera y el otoño, las dos estaciones que más gustan, precisamente por eso, porque todo cambia.
Un abrazo.