jueves, 13 de febrero de 2014

Carta al Invierno de 2013 - 1014


Querido invierno: Me gusta vivir sintiendo las diferentes estaciones, me complacen tus adornos, tus galas; pero, en esta ocasión, creo que te estás prolongado en el derroche de atributos y pareces regodearte en obstruir la entrada de la primavera.
Mi amiga Lourdes languidece añorando el sol y los narcisos, a las criaturas no se les permite el alboroto y los juegos, las praderas están ansiando  florecer y derramar aromas.
Anda, deja paso, que ya va siendo hora.
¡Ah¡ y debes saber que algunas apretadas margaritas, burlando tu cerco, pueblan ya ciertos  terrenos bajo las cenicientas higueras.

Por mi parte, con estas imágenes, te ofrezco el último homenaje, ya no más.