martes, 1 de marzo de 2011

Mirlo común (Turdus merula)

Para quien lo sabe amar, el mundo se quita su careta de
infinito. Se hace tan pequeño como una canción, como un
beso de lo eterno.
(Rabindranath Tagore)

5 comentarios:

El Remochete dijo...

¡Magnífico! Solo nos falta oirle cantar...

gerardo gonzález ruiz dijo...

¡Qué lindo el curita, Isabel!
¿Has observado que el celo de estas aves profetiza ya la primavera? Mira el bicho como ahueca las plumas de su sotana para entrar en calor y parecer más grande. Es seguro que andaba cortejando a alguna mirlita que correteaba por algún seto cercano.
El posado es muy original. Felicidades.

Alicia dijo...

Hola Isabel:

Que precioso el mirlo y que maravilla el poema de Tagore.

Tu blog invita a reflexión y al decanso.

¡Me encanta!

Besitos.

Esilleviana dijo...

Te he encontrado buscando por la red y me han gustado mucho tus fotografías. Son estupendas.

un saludo.

JARA dijo...

¡Ay los mirlos, que recuerdos me traen!
De niña, en el pueblo, tuve dos. No estaban enjaulados, los tenía sueltos en la solana, y aunque veces se alejaban un poco, siempre volvían, claro que los tenía un poco, no mucho, recortaditas las alas.
Disfrutaba sacándolos a la reguera para que se bañaran.
Un beso.