miércoles, 9 de mayo de 2012

"…Voy y vengo como pétalo a la deriva

en un viento rojo de sueños
y en mi vuelo aprendo el canto
y aprendo a extraer la tinta
tinta de amapolas,
tinta de besos
tinta para escribirte...”
(Carlos Alvarado)
Amapola, Abadol
Familia: Papaveráceas
Especie: Papaver rhoeas
Planta nitrófila Euroasiática y Norteafricana, anual
Hábitat: Campos, caminos. Muy abundante. Frecuente como mala hierba en cultivos cerealísticos
Sus semillas son ricas en ácidos grasos; tostadas son muy apreciadas en la cocina  para condimentar panes de semillas, pasteles, pastas…
Contiene glucósidos (la antocianina) y alcaloides (rheadina).
Los pétalos de la amapola común ejerce un suave efecto sedante sobre el sistema nervioso,  antitusígeno suave (mucílagos, alcaloides), expectorante, sedante nervioso y espasmolítico suave (alcaloides). Carece de toxicidad a dosis razonables, pues no tiene actividad de tipo mórfico. Se mezcla con la altea, malva, liquen de Islandia y gordolobo, para  tratar las afecciones respiratorias.
Utilización mágica: Tradicionalmente, se ha utilizado en hechizos de fertilidad, amor, dinero y suerte. Seguramente por su poder sedante, se asocia a la adivinación en los sueños. Una antigua "receta" dice que si pones  semillas de amapola en la comida de la persona amada, ésta cae rendida de amor.

No hay comentarios: